Hachiko, el perro fiel


Última foto tomada con los empleados de la estación de Shibuya,

1 año antes del fallecimiento de Hachiko.


Hachiko, éste perro que murió luego de una espera de casi diez años mientras esperaba a su amo en frente de una estación de tren. Ejemplo de lealtad que muchos seres humanos carecen. La foto fue tomada en marzo de 1934. Hachiko tenía 10 años. Recomendado ver la película "Siempre a tu lado".



La verdadera historia de Hachiko



Chu-ken Hachiko (el fiel perro Hachiko) nació en Odate, Akita, provincia en Japón en noviembre de 1923. En 1924, Hachiko fue enviado a casa a su futuro propietario, el Dr. Eisaburo Ueno, un profesor en el Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio. La historia da cuenta de que el maestro estaba ansioso de tener un Akita durante años, y que tan pronto como recibió su perro como lo deseaba llegó a llamarle cariñosamente por el diminutivo de Hachiko. Era una especie de "amor a primera vista", ya que se habian convertido en amigos inseparables!


El profesor Ueno vivía en Shibuya, un suburbio de Tokio, cerca de la estación de tren. Cuando él hizo que el tren fuese su medio de transporte diario a los lugares de trabajo, que era parte de la rutina diaria del profesor, Hachiko acompañaba a su amo todos los días. Caminó a lo largo de toda la ruta que iba de casa a la estación de Shibuya. Hachiko parecía tener un reloj interno, 15 horas luego de dejar a su amo en la estación siempre regresaba para encontrar al profesor, a quien lo acompañaba en el viaje de vuelta a casa.


El 21 de mayo de 1925, el profesor Ueno sufrió un derrame cerebral durante una reunión de profesores en la Universidad donde laboraba y murió. Hachiko, que en ese momento tenía poco menos de dos años de edad pasó toda la tarde y llegada la noche esperando pacientemente a su amo en la estación, el cual nunca arrivó.


En la noche de vigilia, Hachiko, que estaba en el jardín, rompió las puertas de cristal de la casa y se dirigió a la habitación donde se encontraba el cuerpo, y pasó la noche acostado al lado de su amo, y el cual él, nuestro amigo Hachiko se negó a ceder de moverse de su lado en algun momento. Otro relato dice que como de costumbre, cuando llegó el momento de poner varios objetos especialmente queridos por el difunto en el ataúd con el cuerpo, Hachiko saltó a la misma y trató de resistir todos los intentos para darle su descanso eterno.


Después de que el profesor murió la señora Ueno, dió a Hachiko a unos parientes que vivían en Asakusa, en Tokio, en el este. Pero él se escapó varias veces y volvió a la casa en Shibuya. Había pasado un año y no había vuelto todavía acostumbrado a la nueva casa. Se le había dado en calidad de adpción al ex jardinero de la familia que conocía a Hachi desde que era un cachorro. Sin embargo, Hachiko continuó con sus huidas, a menudo aparecía en su antiguo hogar. Después de algún tiempo, al parecer, dio cuenta de que Hachiko profesor Ueno ya no vivía allí.


Todos los días sin falta alguna, a pesar del clima regresaba a la estación de Shibuya para esperar a su amo al regreso del trabajo, como siempre lo hacía. Él buscó la figura de su amo entre los pasajeros, dejando sólo eso por unos momentos cuando los dolores del hambre lo obligó. Y lo hizo, día tras día, año tras año, en medio de los pasajeros apresurados. Estos se pusieron entonces en traer bocadillos y alimentos para aliviar a su paso.


En 1929, Hachiko contrajo un caso severo de sarna, que casi lo mató. Debido a los últimos años en las calles, era delgado y con heridas de peleas con otros perros. Una de sus orejas no se había levantado más, por el paso ya de los años y asu vez parecía que el paso del tiempo lo hubiesen puesto en la posición y vista de todos los demas pasajeros como la mascota que estaba buscando miserables, sin mirar más allá como una criatura orgullosa, alegre y con toda la fuerza que había tenido alguna vez.


Un estudiante fiel de Ueno vio al perro en la estación y lo siguió hasta la casa de Kobayashi, donde se enteró de la historia de la vida de Hachiko. Coincidencialmente el estudiante era un investigador de esta raza de perros, la Akita, y poco después de su encuentro con el perro, él publicó un censo de los Akitas en Japón en ese momento tenía sólo 30 Akitas de pura raza que quedan en el país, incluyendo Hachiko de la estación de Shibuya. El ex-alumno del profesor Ueno regresó con frecuencia a visitar al perro y por muchos años publicó varios artículos sobre la lealtad de Hachiko, era simplemente notable.


Su historia fue enviada al Asahi Shinbun, un periódico líder en el país, que fue publicada en septiembre de 1932. El escritor tenía un interés en Hachiko, y rápidamente envió fotografías y detalles sobre ella para una revista especializada en perros japoneses. Una foto de Hachiko también había aparecido en una enciclopedia acerca de los perros, publicada en el extranjero. Sin embargo, cuando un periódico nacional de gran renombre tomó la historia de Hachiko, todos los japoneses lo sabían y se convirtió en una celebridad de clases, en una sensación nacional. Su devoción a la memoria de su maestro impresionó a los japoneses y se convirtió en un modelo de dedicación a la memoria de la familia. Los padres y maestros, Hachiko fue utilizado como un ejemplo para educar a los niños.


El 21 de abril de 1934, una estatua de bronce de Hachiko, tallada por el escultor de renombre Ando Teru fue erigida en la plaza de la puerta de entrada de la estación de Shibuya, con un poema escrito en un cartel titulado "Líneas a un perro fiel". La ceremonia de inauguración fue una gran ocasión, con la participación del nieto de profesor Ueno y una multitud de personas.


Hachiko de edad, llegó a ser muy débil y sufría de problemas cardíacos y de parásitos. Al amanecer del 8 de marzo de 1935, de 11 años y cuatro meses, falleció en el mismo lugar que durante años esperó pacientemente a su dueño. La esperanza de vida total de esta humilde y noble mascota era de nueve años y diez meses. La muerte de Hachiko apareció en las portadas de los principales periódicos japoneses, y muchas personas estaban devastados por la noticia. Un día de luto fue declarado.


Sus huesos fueron enterrados en la tumba del profesor Ueno, el cementerio de Aoyama, Minami Aoyama, Minato-ku, Tokio. Tenía la piel de "peluche", de la cual se conserva una porció de ella y tras el resultado de este maravilloso proceso de la conservación está ahora en exhibición en el Museo Nacional de Ciencias de Japón en Ueno. Algunos autores dicen Hachiko, el Museo de Arte de Tokio.


Durante la 2 ª Guerra Mundial, para aplicar en el desarrollo de la artillería, todas las estatuas fueron confiscados y se fundió, y, por desgracia, entre ellas fue la de Hachiko.


En 1948, se graduó de "La Sociedad para recrear la estatua de Hachiko" entidad constituida para promover la recreación de la estatua de Hachiko. Takeshi Ando, hijo de Teru Ando se encargó de tallar una nueva estatua. La réplica fue reinstalado en el lugar de la estatua original en un acto celebrado el 15 de agosto.


Odate, la estación en 1964, recibió una estatua de un grupo de Akita. Años más tarde, en 1988, también es una réplica de la estatua de Hachiko se colocó cerca de la estación. La historia de Hachiko a pasado de generación tras generación y a pasado de padres a hijos, incluso se enseña en las escuelas japonesas, en los primeros para alentar la lealtad al gobierno, y en la actualidad, para ejemplificar e inculcar el respeto y la lealtad a los ancianos.


En la actualidad, los viajeros que pasan por la estación de Shibuya se puede comprar regalos y recuerdos de su perro favorito en la tienda ubicada en el Memorial de Hachiko llamado "Shibuya Shippo In" o "Cola de Shibuya". Un colorido mosaico de Akitas cubre la pared cerca de la estación.


Cada año el 8 de marzo. Hay una ceremonia solemne en la estación de tren de Shibuya, Tokio. Cientos de amantes de los perros que se reúnen para honrar a la lealtad y la devoción de Hachiko. En el nacimiento de un niño, la familia recibe una estatuilla de Akita como un deseo de salud, felicidad y larga vida. El objeto también es considerado un amuleto de buena suerte. Cuando alguien está enfermo, enfermo de amigos para dar a esta figura, deseando una pronta recuperación.


Debido a este afán, el Akita se convirtió en Patrimonio Nacional del pueblo japonés, quedando prohibida su exportación. Si algún propietario no tiene condiciones financieras para mantener a su perro, el gobierno japonés toma a su mascota bajo su custodia para su cuidado y protección.


* Historia y relato tomado en su original de la página y portal brasilero

"Direitos dos Animais". Traducido de manera personal (vvalgo).

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Captura de pantalla 2020-05-12 10.27.50.

Contacto / コンタクト

Tel. fijo:  735 0133

Tel. móvil:  310 318 9082

email:  clubnikkan@outlook.jp

Skype

Sede principal - El Polo

Calle 85A # 21 - 56

(Solo Atención virtual)

Sede norte - Cedritos

Calle 150 # 19 - 11

(Solo Atención virtual)

Bogotá DC, Colombia

Sudamérica

南アメリカ、

コロンビア共和国、

ボゴタ市。

Horarios de atención / 時刻表

El Polo (Sede principal)
Lunes a Viernes
7:00 am a 9:00 pm
(Atención virtual)
Sábados y Domingos
7:00 am a 5:00 pm
(Atención virtual)
y
Norte Cedritos (sede alterna)
(Atención virtual).

Síguenos en:

 

  • Facebook Classic

Información / 連絡

Sede principal / 本社

 Club Nikkan 2020 ※ 2020年・日観クラブ
​火羽​作成